Your HTML Code

Flag Counter

jueves, 31 de marzo de 2016

Besalú 31/03/2016


El origen de la ciudad fue el castillo de Besalú que ya se encuentra documentado en el siglo X, construido encima de un cerro donde están los restos de la canónica de Santa María, en la Alta Edad Media. El trazado actual de la villa no responde fielmente a su estado original pero sí que posibilita a grandes rasgos la lectura de la urbanización de la Edad Media con la existencia de importantes edificios: el puente, los baños judíos, la iglesia del monasterio de San Pedro de Besalú y San Julián, antiguo hospital de peregrinos, la casa Cornellá, la iglesia de San Vicente y la sala gótica del Palacio de la Curia Real.



Besalú deja ver una estructura arquitectónica y urbanística bastante coherente con el pasado medieval. La importancia monumental de Besalú viene dada fundamentalmente por su gran valor de conjunto, por su unidad, que la determina como una de las muestras más importantes y singulares de los conjuntos medievales de Cataluña.

Miró I el Joven fue el primer conde independiente de Besalú. Besalú comenzó a adquirir importancia como capital de condado independiente después de la muerte de Wifredo el Velloso en el año 902, condición que perdió al morir Bernat III, yerno de Ramón Berenguer III, sin descendencia; como consecuencia, en 1111 el condado de Besalú pasó a la casa de Barcelona.

Durante la Guerra de la Independencia se produjo una batalla con victoria de las tropas españolas al mando de Juan Clarós.

En 1966, fue declarada «Conjunto Histórico-Artístico Nacional» por su gran valor arquitectónico.

Actualmente, Besalú está desarrollando un proyecto social y turístico importante, señalizando el centro histórico para destacar los atractivos turísticos de la población y haciendo excavaciones para investigar diferentes hallazgos arqueológicos.
                                                                               
                                                                                 

lunes, 21 de marzo de 2016

Carcassonne 21/03/2016


Carcassonne es una ciudad medieval en el departamento francés de Aude, en la región de Languedoc Roussillon. Para llegar puedes tomarte un tren desde Narbonne o Toulouse. Si estás en Barcelona no tardarás más de 4 horas. Es parte del patrimonio mundial de la UNESCO.
Esta ciudad fortificada es la más grande de Francia que este tan bien conservada. Ya casi nadie vive a dentro, lo que es una pena, pero hay muchos restaurantes, tiendas y actividad dentro del recinto. Luego está la nueva ciudad de Carcassonne, moderna, en la orilla del Canal du Midi, que también es agradable conocer. La ciudad antigua tiene un doble recinto, al que puedes dar la vuelta caminando en veinte minutos aproximadamente. Tiene cincuenta torres, a las cuales no se puede subir, una basílica, y el castillo del conde. El resto son casas, pero los precios son tan caros que la gente ha ido vendiendo, y pusieron negocios en lugar de casas.
La mayoría de las tiendas venden productos de la región, no te pierdas los deliciosos platos a base de pato, como el Cassoulet o un Foie Gras, acompañado con un vaso de Muscat, equivalente al Moscatell español.

                                                                                 

viernes, 11 de marzo de 2016

Monasterio Budista del Garraf 12/07/2015

Jamyang Tashi Dorje Rinpoché es un experimentado Maestro de meditación y filosofía con una larga trayectoria en el budismo tibetano, nacido en 1951 en la ciudad de Barcelona.                                                         


El Palau Novella del Parque Natural del Garraf acoge desde 1996 la primera sede de la comunidad de monjes Budistas Sakya Tashi Ling. Un paraje natural que mezcla el estilo modernista del Palacio con la religión budista.


La visita al Palau Novella se plantea de forma general como una excursión de un día, aunque existe la posibilidad de hacer noche en el monasterio junto a los monjes. Se puede acceder al monasterio o bien en coche o andando. Hay numerosas rutas que permiten disfrutar del entorno natural que ofrece el macizo del Garraf. Aun así, no es posible acceder en transporte público hasta el mismo Monasterio.

Pinceladas de historia

El palacio lo mandó construir Pere Domènech i Grau, un "indiano" que hizo fortuna en Cuba y volvió para afincarse en el corazón del Garraf. Y lo hizo en esta edificación de estilo modernista y neogótico, obra de Manel Comas i Thos. Data de 1890 aunque tuvieron que pasar cinco años para que el Palacio estuviese a gusto de sus dueños, que solo habitaron en él durante dos años.

Los planes de la pareja fueron hacer de sus terrenos una colonia agrícola, y con el paso de la filoxera, que afectó al sector vitivinícola, sus planes se vieron truncados. Habiendo gastado sus ahorros en un gran palacio y de decoración ostentosa, la familia se vio en la ruina y tuvieron que vender el terreno, que ha pasado de mano en mano hasta 1996, cuando fue adquirido por los monjes para utilizar el Palacio como monasterio.

Un paseo por los rincones del Palau Novella.
Una vez allí, disfrutar del interior del edificio solo es posible pagando por una visita guiada. El precio no es muy elevado (5,60€) y vale la pena porque es la única manera de conocer el interior del Palacio. La explicación de la visita guiada está enfocada a presentar el budismo como religión y sus beneficios, y no a la historia del arte del lugar que, tratándose del Palau Novella como un referente del modernismo del Garraf, debería ser obligatorio.



Rodeados de obras de arte, el discurso pasa de puntillas por algunos detalles de la decoración, como los gravados sobre piel de elefante de las paredes o los techos de madera de nogal. Todas las salas que se visitan mezclan elementos originales con elementos de la religión Budista.
Además de las salas principales, también se pueden ver trajes y elementos de las tribus del Tibet, así como objetos utilizados en rituales del budismo.
La visita finaliza en la capilla cristiana del Palacio. ¿Una capilla cristiana en un templo budista? Sí, los monjes han querido mantenerla y restaurarla como señal de respeto aunque añadiendo algunos elementos de su religión.
                                                     

Probablemente el elemento del que están más orgullosos en el Monasterio budista del Garraf es de su Estupa dedicada a la salud. Este lugar sagrado y bendecido transmite energía positiva y es el centro de las oraciones de todos los que se acercan hasta el monasterio.


Hasta el más escéptico recorre los cilindros con la mano con sus pensamientos positivos, aunque sea solo para hacer la foto de rigor.

Alrededor del mismo se situan 108 cilindros o molinillos (durante la visita guiada preguntamos por qué 108 en concreto y no supieron respondernos) exactamente iguales. Para realizar una oración hay que recorrer los molinillos con la mano en el sentido de las agujas del reloj. Hay que concentrarse en algo positivo, que queremos que se haga realidad. Nos recordaron que hay dos tipos de oraciones: la que se centra en pedir para uno mismo (egoista) y la que pide para los demás.


Las estupas son monumentos espirituales que generan paz y tranquilidad. El conjunto de elementos del estupa como son: su orientación, su geometría sagrada, sus contenidos de alto valor simbólico y la energía cargada por las ceremonias poderosas de los lamas, crean una potencial increíble que siembra la semilla de la iluminación para aquellos que la miran, la circunvalan o son simplemente tocados por la sombra que proyecta.


Son modelos tridimensionales de la iluminación, estructuras puramente simbólicas que representan la mente iluminada de Buda, la naturaleza de una mente totalmente despierta y el camino necesario para llegar a este estado espiritual.
Aunque se desconoce el origen de las estupas se dice que eran colinas o pilas de piedras como relicarios o tumbas de héroes y se cree que su propósito era similar al de las pirámides egipcias. En la época del príncipe Sidharta Gautama (siglo VI a V a. de C.), el Buda histórico, sus aspectos simbólicos se desarrollaron de tal manera que el significado de las estupas se modificó profundamente. A partir del siglo II d. C. con el budismo mahayana la estupa empieza su expansión, aunque manteniendo sus elementos principales y se convierten símbolos con muchos propósitos, tesoros de conocimientos sobre los fenómenos, el universo, la naturaleza de la mente y el camino que lleva al estado de pleno desarrollo o iluminación.


En el Tíbet, la estupa evolucionó y se transformó en el “chorten” formado por una cúpula que descansa sobre una base de cinco peldaños. En la cima de la espiral se encuentra un sol apoyado en una luna creciente que simbolizan una mente pura: la sabiduría y un corazón abierto: la compasión. La estructura simboliza los cinco elementos del mundo; y cada uno de los ocho tipos de diferentes estupas tibetanas conmemora un evento en la vida de Buda Sakyamuni.

La estructura es una representación de todas las etapas, incluida la más profunda, del camino a la iluminación y representa también el resultado. De manera general están contenidas en tres temas principales:
                                                                                 

La base (1) y el trono (2) que representan la ética, el fundamento. Contiene ruedas de oraciones con el mantra OM MANI PADME HUM (*) en sus paredes para que puedan ser rodadas mientras se circunvala la Estupa.
Las escaleras (3), la vasija o bumpa (4) en tibetano y la harmika (5), que representan las prácticas.
El pináculo (6) que representa el resultado de esas prácticas, la mente iluminada.


El lago es otro de los puntos de interés, aunque en mayo está seco y no es tan atractivo como en los meses de invierno.

Si lo que buscáis es un día de paz y tranquilidad este es el lugar para hacerlo. No sólo estaréis rodeados de naturaleza, sino que además la filosofía que se transmite en el Monasterio Budista es precisamente la búsqueda de la felicidad desde uno mismo. Su creencia es que uno mismo crea su propia felicidad y su infelicidad. Tanto si os lo creéis como sino, es un lugar del que es imposible irse sin una sonrisa de oreja a oreja.