Your HTML Code

Flag Counter

viernes, 7 de septiembre de 2012

Colonia Textil Soldevila

El origen de la colonia Soldevila nos remite a Josep Soldevila Casas, hijo de Pere Soldevila-un importante industrial textil del siglo XIX-, que fue quien compró, en 1890, los terrenos de la masía Lledó, junto al río Llobregat - 1 km al norte de La Rabei-, para construir, primero, una fábrica de hilados y tejidos de algodón que aprovechara el agua del río como fuente de energía y, a continuación, un conjunto de viviendas para meter los trabajadores de la fábrica.La fábrica se comenzó a construir en 1894 y se puso en funcionamiento en 1897. Dos años después, en 1899, ya fueron construidos los primeros pisos por los obreros. Pronto se levantaron nuevas viviendas y, a la vez, diferentes servicios y equipamientos para uso de las familias de la colonia. En 1910 acabaron las obras de construcción de los pisos de la calle Viejo que llegaban hasta el café-teatro, que era el centro de ocio y esparcimiento de la gente de la colonia. En 1922 se estrenaron el resto de viviendas de la calle Viejo y los pisos de la calle Nou. En total, 74 viviendas donde vivía la gente de la colonia; mayoritariamente familias numerosas que trabajaban, todos juntos y desde muy pequeños, en la fábrica.El conjunto urbanístico de la colonia fue construido muy cerca de la iglesia románica de Sant Esteve (del siglo XII), por lo que la colonia Soldevila también ha sido conocida como San Esteban o colonia de San Esteban. En el conjunto de la colonia, en 1930, ya vivían 400 personas. En aquellos momentos Balsareny, incluyendo las colonias que forman parte de su término, era la cuarta población, en número de habitantes, del Bages, detrás de Manresa, Sallent y Cardona.Después de la Guerra Civil y los años más duros de la posguerra la colonia siguió creciendo. En 1950 en la fábrica de la colonia trabajaban 650 personas. Esta situación de pleno empleo de los pisos de la colonia se mantuvo hasta la década de los sesenta, cuando se hicieron palpables los primeros indicios de crisis del sector textil catalán. Fue también durante los años cincuenta y sesenta cuando la vida cultural de la colonia tomó más impulso: en 1948 apareció el Esbart Dansaire San Esteban y se empezaron a escenificar los Pastorets.
                                                                                      


En 1963 apareció la coral San Esteban.En 1960, el 80% de la población activa de Balsareny todavía trabajaba en el sector textil. A partir de este momento, este porcentaje se fue reduciendo. En el año 1966 cerraron las fábricas del Molino y Vilafruns y las que siguieron funcionando fueron sufriendo constantes episodios de crisis y reducciones de personal. En 1983, en la colonia Soldevila ya sólo trabajaban unas 150 personas. Finalmente la fábrica cerró en 1993.

                                              
 

 


TV-3 estrena la miniserie basada en la novela de Sílvia Alcàntara, protagonizada por Pep Planas y Maria Molins

Hace cuatro años, la novela 'Olor de colònia', de Sílvia Alcàntara, fue un insospechado éxito de ventas. En ella, la autora evocaba la vida de una colonia textil situada junto al río Llobregat en los años 50 a través de diferentes historias personales y colectivas. El realizador Lluís Maria Güell, director de 'Les veus del Pamano' y 'Ermessenda', ha sido el encargado de llevar la obra a la pequeña pantalla en forma de miniserie.


  Pep Planas, Míriam Iscla y Maria Molins.  
 
Pep Planas, Míriam Iscla y Maria Molins.
La trama está ambientada en el año 1953, en la Colònia Vidal de Puig-reig (Berguedà). El enclave forma parte de ese casi centenar de comunidades industriales que desde mediados del siglo XIX poblaron las riberas de algunos ríos catalanes (sobre todo el Llobregat y el Ter) y en las que compartían terreno la fábrica y los espacios de vivienda, servicios y ocio.
En la Colònia Vidal residió la escritora Sílvia Alcàntara durante 20 años y aquí es donde se ha rodado 'Olor de colònia', la adaptación de la novela del mismo título de la autora catalana y que evoca ese tiempo.
El rodaje de esta producción de Televisió de Catalunya y Diagonal TV ('Amar es para siempre'), con un presupuesto de 2.700.000 euros, se inició en noviembre del 2011 y recorrió otras colonias –como Cal Cases, Cal Marçal, Cal Prat, Viladomiu Nou y L’Ametlla de Merola– y también recaló en Barcelona.
«Es un homenaje a toda la gente que vivió y trabajó aquí y que levantó el país», comenta Guëll. Se calcula que en las épocas de mayor auge (los años 20 y las décadas de los 50 y los 60), la Colònia Vidal acogió a unas 110 familias, con cerca de 1.000 personas, en total. La fábrica en sí, alrededor de la cual se distribuían la escuela, la iglesia, el economato, el lavadero, las casas de los trabajadores y la torre del dueño, llegó a ocupar a unos 700 operarios.

       
La historia arranca en 1953 en la colonia textil Viladomat cuando Isidre, el escribiente principal de la colonia muere en el incendio de la fábrica y, al poco, su mujer, Teresa debe ceder la casa al nuevo escribiente principal, en Clemente, con quien vivió un amor de adolescencia nunca olvidado, pero que las circunstancias hicieron que se distanciaran y que ella se casas con Isidre y él con Matilde. Clemente comienza a notar irregularidades en los libros y albaranes, pero el director, el señor Boix, le dice que se trata de la comisión de los encargados y que eso es lo normal. Pero no es ésta la única preocupación de Clemente, ya que Celia, su hija mayor es una niña muy sensible que rechaza las normas de la colonia y esto crea conflictos dentro de la familia.

 

Han pasado cinco años y en la colonia todo sigue igual. Celia está a punto de hacer 14 años y le llega la hora de empezar a trabajar en la fábrica, como hacen todas las chicas de esta edad, pero Celia quiere continuar los estudios para poder irse de la colonia. Clemente y Matilde van a ver a la madre Priora, para saber qué deben hacer para que Celia siga los estudios, pero la Priora, en lugar de explicarles lo que quieren saber, les informa que Celia está en peligro por una intensa relación que tiene con una monja joven y renovadora, la hermana Ángeles. El conflicto se agrava hasta el punto que obliga a intervenir los mismos dueños. Teresa y Clemente se han ignorado durante años, pero, ahora, el problema de Celia con la monja y la noticia de que el Sidret, el hijo de Teresa y Isidro, tiene los estudios pagados en un buen internado de Barcelona los vuelve a poner en contacto y eso hace que la relación de Clemente y Matilde se resienta.

3 comentarios:

  1. Hola Jordi, está muy bien este nuevo reportaje, saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un lugar digno de visitar por su historia y ver sus instalaciones de ocio.Un saludo!!

      Eliminar
  2. Hola, me ha gustado mucho el reportaje.
    ¿Dentro del teatro aún quedan cosas a parte de las butacas, me refiero a decorados, luces...?
    Es muy interesante para todos aquellos que nos gusta la historia de la comarca.
    Espero vuestra respuesta.
    Saludos

    ResponderEliminar