Your HTML Code

Flag Counter

viernes, 9 de diciembre de 2011

PUEBLO DE "PEGUERA" BERGUEDA

                                             
La Generalitat: permite la ubicación de un hotel en un pueblo abandonado.
Con el plan aprobado, el jeque árabe propietario espera presionar a un payés que no quiere marchar.


                                                       
                                                                             
                                                                               

La Generalitat ha aprobado el Plan Urbanístico de Fígols, el cual incluye los planes del Ayuntamiento para el núcleo de Peguera. Según informa dberguedà.cat, el pueblo abandonado es propiedad desde hace casi seis años, de un jeque árabe miembro de la familia Al Maktoum, que gobierna los Emirats Árabes. El gestor inmobiliario Pep Grados, que hizo de mediador en la venta de Peguera, ha explicado que la intención del jeque es, desde que compró Peguera por 3,6 millones de euros, rehabilitar completamente el pueblo y poner en marcha un proyecto de turismo rural.

El plan urbanístico, publicado en el Diario Oficial de la Generalitat (DOGC) el pasado 6 de julio, prevé que “en caso de alguna actuación urbanística”, ya sea “rehabilitación, reforma de casas, establecimiento de alguna actividad o instalación o cualquiera otro tipo de actuación constructiva”, tendrá que tener como objetivos “primordiales” la rehabilitación y reconstrucción de las casas del núcleo y la conservación del medio natural. De hecho, según explica Graus, la intención del xeic, y del administrador de l’empresa Serchs (propietaria del terreno), el alemán Harald Kuspert, ha estado desde buen principio impulsar proyectos respetuosos con el medio ambiente.

Dentro la planificación de nuevos usos, el plan permite la instalación en Peguera de establecimientos de turismo rural, de hoteleria y restauración, de caire deportivo y de hípica, además de una escuela de natura y centras de interpretación de la natura o de temas comarcales. El documento también concreta que para uso residencial sólo se podrán usar casas rehabilitadas y que de las casas existentes no se podrá enderrocar más de un 20%.

Ahora, un golpe superado este largo proceso administrativo y con la nueva planificación urbanística a la mano, se espera poder presionar el labrador que no quiere sacar de los terrenos del jeque árabe a sus vacas. Hasta el momento, el jeque se ha mostrado muy paciente. Según recuerda Graus, “dijo que no sería él quién echaría un catalán de su tierra, hasta que no lo diga una ley”.

El núcleo de Peguera tiene una superficie de 750.800 metros cuadrados y está situado a 1.701 metros de altitud, se encuentra totalmente abandonado y tan sólo queda una casa en pie que se ocupa esporàdicament. A mediados del siglo pasado, era un importante núcleo de tradición minera y de hecho, la mayoría de viviendas datan de aquella época.